San Valentín en Ámsterdam

 

Ámsterdam en invierno es una ciudad muy romántica, y sobre todo el día de San Valentín !El l frío sólo es una excusa para ¡abrazarse más!

En la ciudad hay muchas cosas que hacer, pero estas son nuestras ideas románticas en Ámsterdam preferidas.

5 cosas que hacer en Ámsterdam el día de los enamorados

1. Patinar sobre hielo

¡Hasta parece una escena de película! Lo cierto es que patinar sobre hielo tomados de la mano tiene su atractivo y de seguro tendrán una noche llena de risas y diversión (es posible que caídas también). Después pueden pasar por algo calientito de tomar… algo que los holandeses llamarían gezellig! En febrero todavía funcionan las pistas que abrieron para Navidad.

2. Conciertos en el Concertgebouw

Como parte de la serie de conciertos clásicos, en el Concertgebouw tienen generalmente preparado un concierto especial para celebrar el amor. El precio de la entrada incluye una bebida, guardarropa y transporte público dentro de Ámsterdam para ida y vuelta.

3. Romántico paseo en bote a través de los canales

Una de las mejores formas de conocer Ámsterdam es desde sus emblemáticos canales. Hay muchas opciones: varias compañías ofrecen cenas especiales a diversos precios. También es posible alquilar un bote sólo para ustedes dos… ¿hay algo más romántico que esto? Puedes reservar este Crucero por los canales de Ámsterdam de noche

4. Una cena para estimular los sentidos

¿Alguna vez te has imaginado cenar con los ojos cerrados? En el restaurante Ctaste piensan que cenar en la oscuridad estimula los sentidos del gusto y el olfato; es toda una experiencia culinaria. El chef ha diseñado un menú especial de tres platos, que debes escoger al llegar. Luego, alguien del personal se encargará de guiarlos hasta su mesa, completamente a oscuras. Es una oportunidad perfecta para desconectarse de todo (¡cena sin teléfonos inteligentes en la mesa!) y reconectarse con esa persona especial.

5. Un beso en el Magere Brug

Además de pasear por las hermosas calles de Ámsterdam, magníficamente iluminadas por la noche, el toque especial lo dará pasar por el Magere Brug: un puente muy delgado, sólo para peatones sobre el río Amstel. El puente está iluminado por 1200 bombillos y a pesar de que no es el original de finales del siglo XVII, luce igual, sólo que un poco más ancho. Cuenta la leyenda que las parejas que se abrazan en el puente serán bendecidos con amor eterno. Merece la pena probar, ¿no?